viernes, 12 de marzo de 2021

El facho p’ajla y su expectativas (el oculto mensaje de su discurso)

Por: Rene Barron Watteroth.



Uno de los aspectos que más sobresale en los últimos discursos del p’ajla facho Horacio Poppe Inch, es su narcisismo político, ya que se considera como la salvación, la opción única que no es corrupta y traerá progreso y orden para Sucre. No solo resalta que haya manifestado que es “un facho orgulloso”, sino que su propia victimización es muestra de la estrategia fascista para su posicionamiento en la sociedad, pues no son contadas las ocasiones en las que este personaje y sus seguidores hablen de que los discriminados son ellos, ya que no les dejan manifestar sus ideas; es decir se sienten supuestas víctimas cuando se les pone en cuestionamiento sus afanes totalitarios, donde los que no concuerdan con sus ideas y postulados son enemigos, mal nacidos, traidores  y demás calificativos. Traer recuerdos de la supuesta discriminación por parte del MAS a Sucre es también típica estrategia fascista, de forma análoga procedieron los nazis para justificar y empujar a su población a deshacerse, perseguir y masacrar a judíos, gitanos y comunistas.

A pesar que en su línea discursiva trata de camuflar su odio hacia los sectores rurales del municipio de Sucre, con argumentos como que los dirigentes del MAS, hacen y deshacen como les da la gana en sus comunidades; esta queda evidenciada cuando entre líneas y en repetidas ocasiones trata de resaltar el apoyo de la ciudad, frente a la votación rural, inclusive en una de ellas llega a afirmar que debería pensarse en consolidar un municipio que solo abarque la mancha urbana, es decir segregar a los distritos rurales porque ellos son los que manipulados, optan por una opción que no es la suya.

Resulta curioso que afirma que las actas del área rural son las más observadas, momentos después afirma que de 52 actas solo 19 corresponden al área rural, pero afirma varias veces que ganó en los distritos urbanos. Aparentemente hace una confesión inconsciente, en la que ve como aceptable el supuesto fraude en el área urbana, pero rechaza el supuesto fraude del área rural. Pues para el pitinazi (no debería ofenderse ni victimizarse con esta categoría, ya que se considera un “facho”) y sus mascotas, la observación de la actas rurales donde gana el MAS son más relevantes que las del área Urbana donde su partido fascistoide tiene la delantera.

Se hace evidente también que tras ese razonamiento descifrado en el párrafo precedente, se esconde la idea supremacista de que el campesino no debería sufragar porque es ignorante y manipulable, frente a la culta y letrada población urbana; razonamiento cargado de subjetivismo criollo y fascista, ya que los que hemos participado o formado parte de una comunidad campesina sabemos que con la limitada formación académica, hay mucho más interés analítico y de lectura del contexto en una comunidad campesina que una junta vecinal del distrito 1. No se debe a que unos son mejores que otros, sino al hecho de que en las ciudades el individuo está más aislado del resto y no cree tener la necesidad de reunirse con otras personas más que para diversión o socialización casual; en cambio en el área rural la única instancia para periódicamente socializar es la reunión del sindicato, donde por tradición y esencia se debate sobre necesidades, problemas, economía y política.

Esta demás mencionar que su discurso en torno a los valores, la integridad, la anticorrupción, la lucha contra la sucia izquierda diseminada entre los diferentes juntuchas opositoras al MAS y demás; cae en “saco roto”, puesto que es conocido para la población sucrense que cogobernó con el corrupto gobierno de facto de Añez, posesionó a sus allegados en el Ministerio de Hidrocarburos no siendo ajenos a los mismos las denuncias de nepotismo y tráfico de influencias. Todo sin contar el escandaloso caso de los laboratorios PCR, en los que el corrupto entorno de Añez hizo pisar el palito a Poppe y esté en contra de todos esos valores que mencionó, opto por convertirse en el silencioso trotaconventos de la corrupción reaccionaria.

Finalmente, para no dejarnos llevar por explicaciones que giren en torno a que el Poppe y sus fachos son hijtos de Papi mal perdedores y por ello reaccionaron como tales, cabe recordar que todo discurso debe analizarse no solamente por sus flagrantes contradicciones o confesiones, sino por su contenido subjetivo y subliminal, además de los hechos concretos que llevaron los involucrados para enunciar esa línea discursiva. No olvidemos que incluso los propios antifascistas nos empezábamos a preparar conscientemente para tener cinco años de orgia fascista, pues parecía inminente su victoria; de la misma manera y más aún el propio Poppe y su entorno que como pocas veces se ha debido ver rodeado de tanto militante genuino, amplió sus propias expectativas de ejercicio de poder, pronosticando el total control sobre el ejecutivo y el concejo municipal.

El discurso de estos señores, después de la sorpresa electoral, refleja la frustración de esas expectativas, por ello repite y resalta varias veces la diferencia del 2% en el área urbana (el 30% al que el facho llama mal nacidos, refería fundamentalmente a los habitantes urbanos), pues más allá de tratar de resaltar ese 2% como una diferencia sustancial, no era lo que esperaban porque a pesar de que “sabían de que en los distritos rurales el MAS se iba a imponer” (claro obviando que generalmente la victoria masista  en el área rural es arrolladora), ellos deberían haber ganado con amplio margen de diferencia. Por ello no se puede descartar la hipótesis de que si ellos hubiesen sido los que tuvieran la ventaja de aprox. 300 votos sobre el MAS y hubiese faltado esas 3 o 4 actas para computar, de igual forma hubiesen denunciado fraude y tratado de generar de forma irracional (irracional para unos, convencimiento, disciplina y doctrina fascista para los pitinazis) e instintiva, condiciones para “repetir” el acto electoral en el Municipio, ya que con esa diferencia y debido a que los “otros partidos son financiados y puestos por el MAS” no hubiera tenido gobernabilidad para consolidar su proyecto totalitario fascistoide.

No hay comentarios:

Publicar un comentario