viernes, 12 de marzo de 2021

El facho p’ajla y su expectativas (el oculto mensaje de su discurso)

Por: Rene Barron Watteroth.



Uno de los aspectos que más sobresale en los últimos discursos del p’ajla facho Horacio Poppe Inch, es su narcisismo político, ya que se considera como la salvación, la opción única que no es corrupta y traerá progreso y orden para Sucre. No solo resalta que haya manifestado que es “un facho orgulloso”, sino que su propia victimización es muestra de la estrategia fascista para su posicionamiento en la sociedad, pues no son contadas las ocasiones en las que este personaje y sus seguidores hablen de que los discriminados son ellos, ya que no les dejan manifestar sus ideas; es decir se sienten supuestas víctimas cuando se les pone en cuestionamiento sus afanes totalitarios, donde los que no concuerdan con sus ideas y postulados son enemigos, mal nacidos, traidores  y demás calificativos. Traer recuerdos de la supuesta discriminación por parte del MAS a Sucre es también típica estrategia fascista, de forma análoga procedieron los nazis para justificar y empujar a su población a deshacerse, perseguir y masacrar a judíos, gitanos y comunistas.

A pesar que en su línea discursiva trata de camuflar su odio hacia los sectores rurales del municipio de Sucre, con argumentos como que los dirigentes del MAS, hacen y deshacen como les da la gana en sus comunidades; esta queda evidenciada cuando entre líneas y en repetidas ocasiones trata de resaltar el apoyo de la ciudad, frente a la votación rural, inclusive en una de ellas llega a afirmar que debería pensarse en consolidar un municipio que solo abarque la mancha urbana, es decir segregar a los distritos rurales porque ellos son los que manipulados, optan por una opción que no es la suya.

Resulta curioso que afirma que las actas del área rural son las más observadas, momentos después afirma que de 52 actas solo 19 corresponden al área rural, pero afirma varias veces que ganó en los distritos urbanos. Aparentemente hace una confesión inconsciente, en la que ve como aceptable el supuesto fraude en el área urbana, pero rechaza el supuesto fraude del área rural. Pues para el pitinazi (no debería ofenderse ni victimizarse con esta categoría, ya que se considera un “facho”) y sus mascotas, la observación de la actas rurales donde gana el MAS son más relevantes que las del área Urbana donde su partido fascistoide tiene la delantera.

Se hace evidente también que tras ese razonamiento descifrado en el párrafo precedente, se esconde la idea supremacista de que el campesino no debería sufragar porque es ignorante y manipulable, frente a la culta y letrada población urbana; razonamiento cargado de subjetivismo criollo y fascista, ya que los que hemos participado o formado parte de una comunidad campesina sabemos que con la limitada formación académica, hay mucho más interés analítico y de lectura del contexto en una comunidad campesina que una junta vecinal del distrito 1. No se debe a que unos son mejores que otros, sino al hecho de que en las ciudades el individuo está más aislado del resto y no cree tener la necesidad de reunirse con otras personas más que para diversión o socialización casual; en cambio en el área rural la única instancia para periódicamente socializar es la reunión del sindicato, donde por tradición y esencia se debate sobre necesidades, problemas, economía y política.

Esta demás mencionar que su discurso en torno a los valores, la integridad, la anticorrupción, la lucha contra la sucia izquierda diseminada entre los diferentes juntuchas opositoras al MAS y demás; cae en “saco roto”, puesto que es conocido para la población sucrense que cogobernó con el corrupto gobierno de facto de Añez, posesionó a sus allegados en el Ministerio de Hidrocarburos no siendo ajenos a los mismos las denuncias de nepotismo y tráfico de influencias. Todo sin contar el escandaloso caso de los laboratorios PCR, en los que el corrupto entorno de Añez hizo pisar el palito a Poppe y esté en contra de todos esos valores que mencionó, opto por convertirse en el silencioso trotaconventos de la corrupción reaccionaria.

Finalmente, para no dejarnos llevar por explicaciones que giren en torno a que el Poppe y sus fachos son hijtos de Papi mal perdedores y por ello reaccionaron como tales, cabe recordar que todo discurso debe analizarse no solamente por sus flagrantes contradicciones o confesiones, sino por su contenido subjetivo y subliminal, además de los hechos concretos que llevaron los involucrados para enunciar esa línea discursiva. No olvidemos que incluso los propios antifascistas nos empezábamos a preparar conscientemente para tener cinco años de orgia fascista, pues parecía inminente su victoria; de la misma manera y más aún el propio Poppe y su entorno que como pocas veces se ha debido ver rodeado de tanto militante genuino, amplió sus propias expectativas de ejercicio de poder, pronosticando el total control sobre el ejecutivo y el concejo municipal.

El discurso de estos señores, después de la sorpresa electoral, refleja la frustración de esas expectativas, por ello repite y resalta varias veces la diferencia del 2% en el área urbana (el 30% al que el facho llama mal nacidos, refería fundamentalmente a los habitantes urbanos), pues más allá de tratar de resaltar ese 2% como una diferencia sustancial, no era lo que esperaban porque a pesar de que “sabían de que en los distritos rurales el MAS se iba a imponer” (claro obviando que generalmente la victoria masista  en el área rural es arrolladora), ellos deberían haber ganado con amplio margen de diferencia. Por ello no se puede descartar la hipótesis de que si ellos hubiesen sido los que tuvieran la ventaja de aprox. 300 votos sobre el MAS y hubiese faltado esas 3 o 4 actas para computar, de igual forma hubiesen denunciado fraude y tratado de generar de forma irracional (irracional para unos, convencimiento, disciplina y doctrina fascista para los pitinazis) e instintiva, condiciones para “repetir” el acto electoral en el Municipio, ya que con esa diferencia y debido a que los “otros partidos son financiados y puestos por el MAS” no hubiera tenido gobernabilidad para consolidar su proyecto totalitario fascistoide.

miércoles, 10 de marzo de 2021

POPPE Y SUS CONTRADICCIONES

 Por: Mauricio Bustamante Rivero*











El Sr. Horacio Poppe, candidato a la Alcaldía de Sucre en las recientes elecciones subnacionales, realizó ayer una transmisión en vivo por la página de facebook del diario Correo del Sur, explicando las razones de su derrota electoral y señalando a quienes considera son culpables de su fracaso. Estas líneas pretenden evidenciar las principales contradicciones de su intervención, porque así como su intolerancia es un rasgo definitorio de su miseria ideológica, la tolerancia a sus actitudes prepotentes, racistas e incoherentes, puede malinterpretarse como un silencio que le de crédito a sus inconsistencias.
Poppe acusó al Tribunal Departamental Electoral de Chuquisaca, de ser cómplice de un supuesto fraude y de parcializarse con el MAS. Pero hay que recordarle que los miembros de este órgano, fueron elegidos por su gobierno cuando estaba Jeanine Añez, bajo el argumento de haber llevado a cabo un proceso meritocrático y transparente de selección de vocales. Levanta el dedo acusador sin presentar pruebas ni las actas que observa, a pesar de que todos los partidos tienen copias de cada acta de los recintos habilitados. Denuncias de esta naturaleza merecen toda la responsabilidad que entraña el hacer uso de la palabra y presentar las pruebas en las instancias correspondientes, incluso al Tribunal Supremo Electoral que también fue elegido en su gobierno a inicios del año 2020.
La campaña de su partido República 2025, estuvo basada en mostrar que su candidato a alcalde no era racista o discriminador como se sospecha en nuestro medio. Fue a barrios populares y se publicaron fotos de él “compartiendo” con la gente humilde. Sin embargo, ayer Poppe sacó a relucir su verdadero cariz, sugiriéndonos que habría que revisar en adelante, si Sucre debería o no tener distritos rurales, acusando a las y los votantes de estos distritos de malnacidos, brutos y opas por votar mayoritariamente por el MAS. ¿Qué sería Sucre sin sus distritos rurales? ¿Qué sería Chuquisaca sin su capital y sus municipios rurales? Hay que aclararle a este señor que todas y todos dependemos de una infinita cadena de trabajadores y trabajadoras que nos proporcionan la luz, las comunicaciones, el transporte, y en el caso de nuestras hermanas y hermanos del campo, la alimentación.
No le gusta el campo pero reclama que el MAS gane en ese territorio. Allí se hizo fraude dice Poppe, pero refiere que de las 58 actas que observó, solamente 19 son del área rural, el resto pertenecen a los distritos urbanos. ¿Si en la ciudad la gente también votó por el MAS, según su criterio, también son malnacidas y malnacidos? Ni duda cabe que sí y está mal porque él se consideraba la “mejor opción”.
Ahora bien, si se consideraba la mejor opción, ¿por qué los otros partidos de oposición no se sumaron a su candidatura? ¿No sabrá Poppe que hay un amplio rechazo a su perfil conservador, autoritario y antiderechos? Pero vamos más allá, si la gente de Sucre percibiría a Poppe como la mejor opción, fácil solución hubiese sido, que voten mayoritariamente por él y le otorguen una amplia ventaja, a pesar de que hubieran varias opciones partidarias como se observó en otras ciudades o departamentos del país.
Pero los hechos son testarudos y elocuentes al respecto, sea por el motivo que fuere, no obtuvo la votación que soñaba tener. Y, en lugar de respetar la democracia que dice defender, al estilo de Mr. Trump, acusa de fraude, no acepta los resultados, insulta la predilección e inteligencia de la población y denuncia fraude sin mayores argumentos que su hígado e improperios consiguientes.
Acusa Poppe a la militancia del MAS de victimizarse ante sus insultos y actitudes, pero se reivindica con mucha honra y orgullo como un facho a carta cabal; es decir, como un seguidor de una ideología fascista que exalta los supuestos valores superiores de una raza que rechaza, menosprecia y pretende aniquilar a las culturas diversas y disidentes de su ideología. Esa postura ultraconservadora, antidemocrática y retrógrada, atenta no sólo contra los pueblos indígenas, sino también contra los derechos de las mujeres y su exigencia de no morir por los feminicidios inherentes a un sistema capitalista y patriarcal, o contra los asesinatos y crímenes de odio que afectan a las personas LGBTI; pero además promueve un Estado que no debería legislar para todas y todos, sino a imagen y semejanza de una cultura occidental, liberal y en base a la religión que profesan.
Prosiguiendo con su ataque de ira, dispara contra los otros candidatos de oposición, colocando al descubierto los intentos de establecer pactos con ellos, aún sabiendo que tienen –según la información que él maneja– denuncias de favorecimiento en obras municipales, en contratos de publicidad y en el cuoteo de pegas. Ahora sabemos que el pez muere por su propia boca. Si no se unieron, no fue porque él no quería juntarse con personas de las cuales coloca en duda su honorabilidad, sino porque no quisieron cederle el paso como principal candidato de la oposición.
Casi al final del video, indica que su movimiento se alejará de la vida pública por unos años, pero en seguida realiza una apología de la acción política que realizarán a través de sus concejales y concejalas electas. Habla suelto de cuerpo de fiscalización, transparencia, lucha contra la corrupción, etc. Pero hagamos un ejercicio sencillo y nos preguntemos cómo concibe el Sr. Poppe estos preceptos, si nunca denunció la corrupción escandalosa del gobierno de Añez y Murillo: el caso de los respiradores, el desfalco de ENTEL, el desfalco de YPFB, la asfixia económica a BOA, los salarios y viáticos irregulares, las autojubilaciones, etc. No olvidemos que fue aliado de ese gobierno y es corresponsable de la pésima gestión que tuvieron de la pandemia y del descalabro económico del Estado. Seguramente la población analizó estas incoherencias y le brindó un castigo al no votarlo como él deseaba.
Finalmente, agradece a su militancia por el trabajo realizado en la campaña de su partido, pero cierra ese espectro ficticio que fabricaron para mostrarlo como una persona humilde, generosa y tolerante, con un vergonzoso video que lo muestra de cuerpo entero, como el lobo que se vistió de oveja y se puso en evidencia en su último acto.

*Militante de Columna Sur Chuquisaca

miércoles, 17 de febrero de 2021

El “apolítico” y el sistema

 Por: René Barron Watteroth*

No es el Covid-19, ni siquiera el político corrupto, ni tus compatriotas o ciertos individuos “vagos y sin educación financiera” que eligen a los mismos de siempre, la génesis y responsable de la actual crisis económica que vivimos; crisis que como siempre se la carga a espaldas de los trabajadores, campesinos, pequeños comerciantes y desocupados.

El político corrupto no estaría ahí si los que creen ser correctos y se jactan de “no ser políticos” le dejasen la vía libre; acto y resultado que paradójicamente no es otra que la concretización de esa posición política de “apolítico”. Y no, no se trata de alimentar tu ego o de idolatrar el ejercicio del poder político en y desde el Estado, o como representante de alguna agrupación política, se trata de tener consecuencia entre lo que piensas que es correcto y que haces para objetivar ese pensamiento, y uno de los caminos para poder generar un cambio en función a tus ideas, es agrupándote con otros y otras que piensan como tú, para formar una estructura y liderarla si es posible y necesario. Lo contrario es sólo dar opiniones vacías y  posicionarse entre los cobardes que frente a la posibilidad de fracasar optan por hacer nada, que frente a la inevitable posibilidad de quedar embarrado, ya sea por guerra sucia o calumnias, prefieren mantenerse la imagen de pulcros, no mostrando otra cosa que vil egocentrismo.

Ese afán de ser “apolítico”, finalmente te condena a la ignorancia frente a las doctrinas ideológicas que guían a los partidos y representantes políticos en sus acciones. Implícitamente te obligan a ignorar y  aborrecer los debates “políticos”, económicos e ideológicos y acaban de hacer prevalecer en tus pensamientos y acciones el instinto de supervivencia y adaptación al sistema actual que te dibuja y muestra el mundo a través de una pantalla. Es decir, acabas adaptando tu ejercicio de poder político al ejercicio de ese poder político que tanto aborreces, ya que terminas por convertir en dogma los valores, éticas y moral de los que ejercen ese poder. Ejerces poder político en calidad de repetidora de las clases políticas a las que tanto aborreces, últimos que además en el sistema en el que vivimos, tienen ilimitadas posibilidades de fortalecer ese ejercicio político, ya que están respaldados o son parte un sector minoritario de la sociedad que posee un enorme arsenal económico.

Es más, inconscientemente todos sabemos que el fin último de todas nuestras acciones se circunscriben a la economía, sabemos que nuestros pensamientos y acciones parten desde el hecho de sentir si tienes o no el estómago lleno, de ver el medio en el que te encuentras y de palpar tus bolsillos. Pero, este aspecto tendemos a negarlo, buscando culpables entre fantasmas o ideas como: “No tengo dinero por que no trabajo más”, “aquel o aquella son pobres porque así lo quisieron, pues no se esforzaron” y otras, que nos lo han ido implantando esos políticos corruptos, a través de sus leyes, el sistema educativo, el aparato propagandístico y mediático que tienen para ejercer su poder político.

Acabo este pequeño texto contándote que todos estos razonamientos, que esperamos generen debate y confrontación de ideas, no son nuevos, se tratan en la filosofía cuando se analiza si primero está la materia o la idea, es decir para este caso, si se piensa en función a tu situación económica o tú situación económica es producto de tus ideas. Estos debates se tratan desde los postulados y corrientes de economía política partiendo de Adam Smith o Carlos Marx, donde unos defienden el libre mercado y los “divinos privilegios” de algunos sectores de la sociedad frente a otros, y los otros critican esa lógica y proponen deshacernos de esas ideas impuestas por las élites, para ver y analizar desde la base económica la realidad y transformarla.

Todo esto se trata de la supervivencia de la humanidad como especie, se trata de conocer los sistemas económicos, desde el debate político ideológico y no desde las bases morales, éticas y hasta religiosas impuestas por los que se favorecen del  actual sistema. Por ello dejemos de huir y refugiarnos como cobardes y hablemos de capitalismo, socialismo, comunismo, anarquismo, marxismo, indigenismo, indianismo, revolución,  etc.

Dedico este texto en conmemoración a los hermanos Chato Peredo y Felipe Quispe – Mallku.

¡Que viva el movimiento popular! ¡Muerte al imperialismo y el neoliberalismo! 

*Militante de Columna Sur Chuquisaca

jueves, 7 de enero de 2021

LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN EL LABERINTO CULTURAL BOLIVIANO

Por: Mauricio Bustamante Rivero*










Los distintos medios de comunicación informan hace varias semanas y con el morbo acostumbrado, sobre las peleas internas de los partidos políticos en Bolivia, que definen sus candidaturas subnacionales a través de conflictos, (des)alianzas, renuncias y también violencia.

¿Podemos escapar de la lógica de bandos para analizar estos hechos con mayor profundidad? Miremos todo esto con ojos críticos, con aquella mirada de vigía que reclamaba Marcelo Quiroga Santa Cruz, la que nos alerta sobre algún peligro y nos convoca a la acción.

Desarrollemos cuatro ideas básicas para sumergirnos en esta discusión. Primero, definamos de manera genérica pero esencial, que un partido político agrupa a muchas personas que comparten una manera de ver el mundo, vislumbran un horizonte común y buscan implementar sus postulados a través de la toma del poder. Segundo, a esta definición sumemos como aditamento, un conjunto de elementos importantes para estudiar a los partidos políticos: (i) ideología o programa; (ii) estructura orgánica; (iii) capacidad de expansión territorial; y (iv) institucionalización.

Tercero, sobre la base de estos elementos, analicemos la teoría y su contraste con la realidad. La ideología, el programa o la visión de país que tiene un partido político, es su principal característica y establece su 'idea original', marca el 'instinto colectivo' de nacimiento de su estructura social. Coloquemos un ejemplo sobre la importancia de este punto. El MNR del 52 desarrolló una tesis política brillante con Carlos Montenegro, que consideraba esencial la nación como principio elemental de la lucha anticolonial contra el sometimiento a potencias extranjeras. Esa fue una idea fuerza que marcó una época histórica en Bolivia. Pero, le sobrevino un tiempo de condensación e inflexión, que propició un cambio de timón por parte del MNR, que en 1985 promulgó el Decreto Supremo 21060, generando un conjunto de medidas antipopulares como la relocalización, los despidos masivos y la informalidad de la economía boliviana (vigente hasta nuestros días). Este cambio de ideología afectó al partido y ocasionó su división en diversas facciones; pero a la larga, fue un factor decisivo para que ingrese en un franco proceso de desgaste y decadencia. Sencillamente, se volvió un partido sin credibilidad, histórico pero incongruente, y esa incoherencia fue su cruz.

Pero la ideología del partido no se sostiene sola, requiere de una estructura orgánica. Ahí es donde nacen instancias de deliberación y decisión como el congreso, la asamblea general, el ampliado, el comité central, las comisiones, las células, los frentes, las reuniones, etc. El trabajo de la estructura es mantener a toda la militancia organizada y consciente de la ideología, procurando ampliar la presencia del partido territorial y sectorialmente. Para lograr eso es importante que la estructura funcione disciplinadamente y despliegue procesos de formación política serios y permanentes, que a su vez promuevan nuevos liderazgos capaces de seguir con el trabajo de cualificar a la organización, brindándole un sentido de relevancia, trayectoria e institucionalización.

Uno de los problemas más álgidos de este proceso surge cuando existe una desconexión entre la ideología y la acción política de la militancia, precisamente cuando se logra un determinado espacio de poder. Allí surge otro componente significativo del partido, el 'instinto selectivo' que es el interés por mantener un espacio de poder más allá del programa o 'instinto colectivo'. Dicho de otro modo, surgen intereses sectoriales y pugnas porque nadie quiere quedarse sin un pedazo de la torta, convirtiendo el poder en un fin y no en un medio para transformar la sociedad. Este aspecto es igualmente riesgoso para un partido político, porque si la ideología o savia no se transmite a toda la estructura, permitiendo elegir a las y los mejores cuadros sin disputas corporativas o componendas de pasanaku, y promoviendo una acción política más sustantiva, el poder va a corromper al partido y el éxito político será algo pasajero.

¿Pero cómo crece o se expande un partido? Es el efecto de un buen trabajo político, de una gestión pública exitosa y de un proceso coherente de comunicación política. Empero, el riesgo de crecer sin tomar en cuenta la formación política y la disciplina de la estructura orgánica, ocasiona que ingresen personas que terminan distorsionando la ideología y actúan en función a sus intereses. Por eso es vital tener una idea clara si se quiere que lo sustancial esté por encima de lo superficial. Y, si bien la ideología tiene sus propios prolegómenos, precisamente porque se basa en distintos modos de ver el mundo, es importante situarla mirando e interpretando correctamente la realidad social, para que la militancia pueda acercarse y vivenciar más las preocupaciones de la gente, con el objetivo de resolver sus problemas más apremiantes desde un enfoque estructural.

Finalmente, asumamos una crítica hecha por Sergio Almaraz hace 56 años, que establecía que las diferencias entre política y violencia se habían borrado en el país: “Si la violencia es un pozo profundo del que para salir hay que hacer un relleno de vidas, los bolivianos estamos acercándonos peligrosamente a la negra boca”. En otro escrito, sentenció que el racismo y la intolerancia eran rasgos definitorios del atraso social y cultural de Bolivia.

El año pasado hubo un golpe de Estado, sentidas masacres y estuvimos bordeando el límite de una guerra civil. ¿Seguiremos otros 56 años en este laberinto cultural? ¿O cambiamos la educación, la cultura e insistimos en la formación antes que en la degeneración?.

*Militante de Columna Sur

miércoles, 6 de enero de 2021

ELECCIONES SUBNACIONALES Y TERRITORIALIZACIÓN DEL PODER

Por: Gudnar Fernández*

La democracia en Bolivia se recuperó el año pasado con la fuerza del voto del pueblo boliviano, un pueblo que resistió y luchó contra el golpe de Estado cívico militar y empresarial. La victoria se alcanzó por la firmeza del “Bloque Social Popular”, que durante once meses resistió la persecución, el racismo, la discriminación y la represión de los grupos paramilitares y de corte fascista, principalmente en los departamentos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Por ello, la unidad del bloque popular debe mantener un carácter nacional y la claridad ideológica de saber identificar al adversario político, que hoy espera agazapado para tratar de recuperar terreno en las elecciones subnacionales.

A la luz de los acontecimientos, queda claro que en las elecciones nacionales, Camacho pretendía consolidar su bancada nacional para luego negociar y materializar un bloque político de extrema derecha en el oriente boliviano. Por eso su prioridad actual es la lucha por mantener el poder hegemónico de clase en su territorio, lo que conlleva una gran pelea territorial con diferentes logias cruceñas. Y, por otro lado, apertura un espacio de polarización y lucha ideológica con el movimiento popular.

Asimismo, en otros departamentos del país, la derecha boliviana no tiene otro camino que atrincherarse en sus regiones buscando hacer lo que mejor saben: organizarse y conspirar con cúpulas oligárquicas para tratar de captar los gobiernos locales de las Entidades Territoriales Autónomas. Han asimilado que su derrota el 18 de octubre, significó un golpe duro a sus intereses de sector y de clase. Por ello recurrirán nuevamente a sus viejas armas: la demagogia, la mentira y la prebenda como mecanismos para captar votos. Al frente, el “Bloque Social Popular”(sujeto colectivo heterogéneo) que depositó su confianza en el MAS a nivel nacional, deberá mantener la unidad, la unidad y la unidad. Pero la unidad debe promoverse a partir de un acuerdo programático, es decir, a partir de propuestas de cambio que sean trascedentes para resolver los problemas de la gente en cada territorio, y mostrando que se tienen candidatas y candidatos con ética pública, principios y visión estratégica para superar las crisis que vivimos.

La lucha se trasladó a cada territorio y tiene un marco de discusión profundamente ideológico. La tarea es impulsar el proceso de formación política e ideológica de las organizaciones sociales y populares, para que encarnen las propuestas de transformación al servicio del pueblo, que debe ser quien gane en las próximas elecciones subnacionales.

*Militante de Columna Sur Tarija